Accés al contingut Accés al menú de la secció
Ciudadanía  > Vida saludable  > Alimentación  > Higiene, conservación y preparación de alimentos
 

Higiene, conservación y preparación

Seguir las normas de higiene durante la preparación y la conservación de las comidas ayudan a garantizar que los alimentos sean seguros y evitar intoxicaciones.

Los consejos siguientes recogen las normas básicas de higiene alimenticia desde el momento de comprar hasta que se consumen.


A la hora de comprar

  • Los alimentos no envasados tienen que estar fuera del alcance del público o protegidos por vitrinas, sobre todo aquéllos que no se puedan lavar o no cocer antes de consumirlos;
  • Los alimentos congelados y los refrigerados hace falta obtenerlos directamente de las instalaciones frigoríficas, bien de las de almacenaje o de las de exposición;
  • Los alimentos que se consumen sin cobre (queso, jamón y charcutería en general) no se tienen que tocar con las manos;
  • Los envoltorios, así como las cajas y las bolsas que estén en contacto con los alimentos, deben ser de materiales nuevos y limpios;
  • Las latas de conserva no tienen que estar oxidadas ni infladas;
  • Las setas tienen que estar tiernas, enteras y clasificadas por especias.
  • La carne en canal (entera, cortada por la mitad o a cuartos), las piezas enteras de aves de corral y los conejos hace falta que lleven la marca sanitaria que acredita la procedencia y el reconocimiento sanitario;
  • La carne tiene que ser picada delante vuestro, o bien envasada con la indicación de las fechas de elaboración y caducidad;
  • Los mejillones, las almejas, las ostras, entre otros, tienen que llegar al punto de venta envasados y identificados para poder conocer su origen. Hay que rechazar los que estén abiertos, ya que sólo están vivos cuando las valvas están cerradas;
  • Los derivados lácteos (mantequilla, nata, yogures, batidos, cremas y queso rayado) se denen adquirir envasados, etiquetados y refrigerados;
  • El aceite hay que adquirirlo envasado, etiquetado y precintado. No comprarlo a granel;
  • Compra los huevos bien limpios y sin ninguna grieta, y
  • Los alimentos envasados, incluso los denominados artesanos o típicos, tienen que ir etiquetados con los datos siguientes:

    • nombre del producto
    • naturaleza del producto
    • nombre y dirección del fabricante
    • lista de todos los ingredientes
    • volumen o peso
    • fecha de duración máxima.
    • forma de conservación
 

Mientras se llevan a casa

  • Tener la precaución de no mezclar los alimentos sin envasar;
  • No juntar los alimentos, por ejemplo los congelados y refrigerados con los que no lo son porquè así se mantiene más bien el frío, y
  • No entrenerse después de la compra a fin de que los alimentos lleguen a casa en las mejores condiciones posibles.
 

Al llegar a casa

  • Guardar cada producto a la temperatura aconsejada.
  • Guardar enseguida los alimentos congelados dentro del congelador
  • Guardar la carne fresca al refrigerador y procurar que el recipiente tenga una reja en el fondo con el fin de evitar que quede en contacto con el jugo que desprende.
  • Si la congelamos, envolverla con papel de aluminio o de plástico y ponderla en el congelador. Es conveniente marcar la fecha;
  • Tener en cuenta las mismas normas cuando se trate de pescado y, siempre, hay que tenerlo bien aislado del resto de alimentos para que no se mezclen los olores;
  • Guardad los huevos en el lugar que tienen reservado en el frigorífico;
  • Lavar las hortalizas y eliminara las partes no comestibles. Guardarlas en un lugar fresco o bien en los cajones delfrigorífico destinados a este uso;
  • Podemos congelar algunos tipos de legumbres y hortalizas como los guisantes, las habas, las judías tiernas, las espinacas, entre otros, que estén bien limpios, envasados y, mejor, si previamente han sido escaldados;
  • Guardar las frutas en un lugar fresco o en el señalado en el frigorífico, y
  • No mezclar los alimentos crudos con los alimentos cocinados dentro del frigorífico.
 

A la hora de preparar la comida

  • En primer lugar aseguraros que el entorno de los cacharros y los utensilios de la cocina estén bien limpios, que no haya moscas ni ningún tipo de insectos ni tampoco haya plantas ni animales domésticos;
  • Lavarse bien las manos antes de tocar los alimentos y volver a hacerlo las veces que sean necesarias, durante la preparación de la comida;
  • Protegerse bien cualquier lesión que afecte las manos con materiales impermeables;
  • No toser ni estornudar ante los alimentos, ya que eso puede ser causa de contaminaciones;
  • Preparar las comidas con la mínima antelación posible antes de consumirlos. Cuando eso no sea posible, conservarlos refrigerados;
  • Hacer hervir muy bien la leche fresca y natural; después mantenerla en el refrigerador;
  • No comer los moluscos cocidos al vapor; hacerles hervir durante tres minutos;
  • Cocer suficientemente los alimentos, sobre todo la carne, el pollo, los huevos y el pescado;
  • Poner las verduras para ensaladas en remojo en agua potable y unas gotas de lejía durante cinco minutos; después, lavarlas bien;
  • Lavar bien las frutas antes de comerlas y, mejor, pelarlas;
  • Utilizar huevos limpios y sin ninguna grieta cuando hagamos mayonesa; añadir zumo de limón o de vinagre a fin de que sea ácida. Conservarla siempre en el frigorífico, y
  • Para utilizar los alimentos congelados:

    • Cocinar directamente el marisco, las verduras y los platos preparados congelados.
    • Calentar al baño maría los productos congelados con salsas o zumos.
    • Evitar descongelar los alimentos a temperatura ambiente. Para descongelar poco a poco la carne y el pescado, cambiarles del congelador en el frigorífico un día antes.
    • Pdemos acelerar la descongelación de los alimentos siempre que estén dentro de envases herméticamente cerrados. Hay bastante con sumergirlos dentro de agua a temperatura ambiente sin abrir el envase.
    • No volver a congelar un alimento previamente descongelado. Consumirlo lo antes posible.
 

Comida al aire libre

Cuando queramos comer al aire libre, al campo o a la playa, tenemos que tener en cuenta que el tiempo transcurrido entre que se prepara la comida y se consume, sobre todo cuando hay temperaturas elevadas, puede favorecer el crecimiento microbiano y causar una intoxicación alimenticia.

Es importante mantener la cadena del frío utilizando una nevera de picnic, lavar bien los vegetales y las frutas antes de salir de casa y evitar salsas que lleven huevo.

 
 
Fecha de actualización: 04.12.2014